Más marcas que nombres de flores

ESTAMOS PASEANDO por la calle, ¿qué vemos? ¿Hay algo que no sea una  Marca, o pretenda serlo?… A diferencia del miembro de una sociedad cazadora-recolectora que se interna en la selva, o el desierto, y es capaz de reconocer un sinfín de plantas -u otros detalles del paisaje circundante-, hoy en día, el ciudadano de una sociedad capitalista, ¿a qué puede darle nombre?

Jesús Encinar, en su siempre interesante blog, Jesusencinar.com,  nos resume esta paradoja:

Una de las cosas raras de nuestra época es que hoy casi nadie sabe los nombre de las plantas, los pájaros, los árboles o las flores.

Reconocemos miles de marcas con tan sólo ver una parte de su diseño, pero vemos una flor y la mayoría de la gente no sabe ni qué flor es ni sus cualidades. Nuestra ignorancia de la naturaleza asombraría a cualquier granjero medieval.

Matalobos_aconitum

Si no sabes como se llama esta flor puedes ver el nombre, la historia y las particularidades de la flor de la imagen en floresfrescas.com. Es una de las flores más interesantes de la fauna europea, con una historia que va desde el emperador Claudio a James Joyce.

Para los que no reconozcan al señor de arriba esta es la curiosa imagen del tipo con gafas. Como trivia, vendió su empresa en 1962 por 2M$ cuando él tenía 72 años, sólo dos años después, el fondo que le había comprado revendió la empresa por más de 70M$. ¿Hizo mal vendiendo, o hizo bien sacando el dinero para disfrutar sus últimos años?

Independientemente de su respuesta a estas preguntas concretas, me pregunto cuántas otras realidades hemos olvidado a favor de la Marcas comerciales actuales. Por ejemplo, ¿Qué posibilidades tenemos de ver -y reconocer- un pájaro, más allá de la paloma, por la calle? ¿Cuánta gente sabría la diferencia entre un estornino y un vencejo, o los que vivimos en ciudades cerca del mar, como Barcelona, entre una gaviota y una alondra?…

A modo de respuesta a la entrada de Jesús Encinar,  Mark Mackay, un diseñador informático, nos da la siguiente solución: reemplazar un dropdown de flores por una serie de imágenes de flores, es decir, sustituir el nombre por una imagen.

Dropdown de flores
Dropdown de flores

Por la misma lógica, ¿en cuántos otros sectores se podrían sustituir los nombres de elementos naturales por sus respectivas imágenes? Aún así, me temo que seguiríamos sin resolver de manera definitiva la recuperación de la memoria de las flores, de las plantas, de los animales y de las piedras, en nuestros paseos cotidianos.  Este signo de nuestro tiempo me hace pensar en  la película Silent Runnig (“Naves misteriosas”). ¿La recuerdan? En ella, los únicos bosques de la Tierra flotan en tres naves espaciales botánicas situadas en la órbita de Saturno. De repente, estas naves reciben el mensaje de destruir todas las especies supervivientes y regresar al hogar: un planeta sin el menor vestigio de vida vegetal…

Afortunadamente, las Marcas siguen necesitando el poderoso estímulo del mundo vegetal, de manera que, tal vez, siempre habrá un lugar para la Naturaleza, aunque sólo sea en forma de flores de plástico…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s